Internacional / Trivialidades

“Me gustaba imaginar un mundo, en donde el mayor problema era la moda y quien viste que ropa” Malala, 16 años

“Me gustaba ver la serie (refiriéndose a una serie gringa), me gustaba pensar en otro mundo en donde el mayor problema era la moda, quien viste qué ropa, qué sandalias, qué color de lápiz de labios usa tal chica… Mientras por otro lado las mujeres se mueren de hambre, y los niños también, y azotan a las mujeres, y aparecen cuerpos decapitados” Malala – 16 años

Malala

Este es un fragmento de la entrevista que el periódico El País realizó a Malala, una niña Paquistaní conocida por su activismo a favor de los derechos de las mujeres. En esta pequeñísima frase nos dice todo: la realidad del mundo que nosotros consideramos normal, es inimaginable y fantasiosa para las mujeres del medio oriente, en donde su realidad es luchar contra la muerte diariamente, y salvarse de las masacres, de la violencia y de las injusticias que se les presentan día a día.

Malala es una niña que a sus cortos 16 años ha tenido la necesidad de madurar literalmente a balazos, enfrentar a los talibanes, proteger la vida de su padre y levantar su voz en contra de todas las represiones en las que vive para ser escuchada y defender los derechos de las mujeres que son masacradas y lastimadas en su país, porque a diferencia del resto, ella sabe que no lo merece.

En octubre del 2012 Malala fué víctima de un atentado por un grupo terrorista vinculado a los Talibanes, recibió disparos  en repetidas ocasiones con un fusil impactándole en el cráneo y cuello. Tras una difícil recuperación en enero del 2013 fue dada de alta, y a pesar que dicho grupo tabilan ha amenazado intentar matarla nuevamente, Malala no baja la voz, y sigue defendiendo los derechos de las mujeres de su país. A sus 13 años  alcanzó notoriedad al escribir un blog para la BBC, firmándose bajo el pseudónimo Gul Makai. En este blog, Malala intentaba dar a conocer como era la vida  bajo el régimen del Tehrik e Taliban Pakistan  (TTP) (una organización terrorista internacional) y sus intentos por recuperar sus hogares después de que los militares los obligaron a salir a las zonas rurales. Después de su fuerte atentado, Malala no desistió, ni dejó que el miedo la frenara, “… No puedo abandonar. Cuando veo a la gente de Siria, que están desamparados, algunos viviendo en Egipto, otros en el Líbano; cuando veo a toda la gente de Paquistán que está sufriendo el terrorismo, entonces no puedo dejar de pensar, “Malala, ¿por qué esperas a que otro se haga cargo? ¿Por qué no lo haces tú, por qué no hablas tú a favor de sus derechos y de los tuyos?” afirma admirablemente Malala en su entrevista.

“En aquel entonces vivía con mi padre en Swat, es nuestra región natal, y los talibanes se levantaron y empezó el terrorismo, azotaron a las mujeres, asesinaron a las personas, los cuerpos aparecían decapitados en las plazas de Míngora, nuestra ciudad. Destruyeron muchas escuelas, destruyeron las peluquerías, quemaron los televisores en grandes piras, prohibieron que las niñas fueran a la escuela. Había mucha gente en contra de todo esto, pero tenían miedo, las amenazas eran muy grandes, así que hubo muy pocos que se atrevieron a hablar en voz alta en pro de sus derechos, y uno de ellos fue mi padre. Y yo seguí a mi padre.” Así narra la realidad que vive su país.

Malala no ha detenido su lucha, a pesar del miedo,de haber sobrevivido ya a un atentado y de estar amenazada de muerte. Sigue alzando la voz y sigue defendiendo los derechos de las mujeres. Éste año Malala ha sido nominada para recibir el Premio Nobel de la Paz que se entregará el próximo diciembre, es la persona más joven de la historia en recibir una nominación.

Malala nos abre los ojos hacia un mundo que desgraciadamente se ignora, a una realidad en donde la preocupación de las niñas y las adolescentes no es el “qué me voy a poner” o “qué voy a hacer este fin de semana” sino un mundo en el que las niñas tienen prohibido cantar, bailar o ver televisión, tienen prohibido estudiar y por si fuera poco si lo hacen o se quejan corren riesgo a ser asesinadas.

Nadie merece enfrentar esas injusticias, nadie merece vivir con miedo. Y sumergidas en la angustia de las injusticias que enfrentan, a Malala y a niñas de Paquistán les gusta soñar con un mundo, en donde la única preocupación de la gente es la moda, quien viste que ropa, y que sandalias están más bonitas.

Advertisements

2 thoughts on ““Me gustaba imaginar un mundo, en donde el mayor problema era la moda y quien viste que ropa” Malala, 16 años

  1. Pingback: ¿Qué es el Premio Nobel? ¿Que personas conocidas lo han ganado? | marisainforma

  2. Pingback: Vladimir Putin nominado a Premio Nobel de la Paz | marisainforma

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s