De Opinión de Marisa / Nacional

La versión mexicana de la teoría y la practica

En teoria

“En teoría”; frase comúnmente escuchada que nos encanta decir a los mexicanos cuando sabemos que en la practica estamos haciendo algo diferente, y más comúnmente aplicada cuando estamos haciendo las cosas mal. ¿Cuantas veces no la has escuchado, y/o aplicado en tu defensa?.

Cierto es, que entre la teoría y la practica hay una diferencia abismal, siempre en la practica se distorsiona mucho la perfección de la teoría, pero nuevamente si hablamos de México, la diferencia se hace aún mayor. Te has puesto a pensar, ¿que tanta distorsión de la teoría toleramos y fomentamos?

Analicemos lo siguiente, que en la practica ahora vemos normal… En teoría,  el ejercito no esta hecho para andar en las calles, los ciudadanos no deberíamos vivir con miedo, el Estado debería de ser el encargado de cuidarnos, el narcotráfico no debería de gobernar y los policías deberían de ser confiables. En la teoría, los políticos deberían de ser honestos, deberían de trabajar por los intereses del pueblo, deberían de hacer trabajar los impuestos.  Discursos llenos de teoría son los que estamos acostumbrado a escuchar porque en la practica las cosas se tornan muy diferentes.

enteoria

En teoría, la democracia es el gobierno elegido por el pueblo, de el pueblo y para el pueblo; en la practica, los elegidos ganan con un 36 por ciento generando inconformidad y campañas de descontento en su contra. En la teoría, la policía es la encargada de custodiar nuestra seguridad, en la practica, nos sentimos más protegidos cuando no la tenemos cerca, y recurrimos a “autoprotegernos” con seguridad particular o guardespaldas, según sea el caso. También en la teoría, El Estado debería de proveer el bienestar de los ciudadanos, pero en la practica, somos los ciudadanos los que proveemos a toda la clase política de sus sueldos, lujos y despilfarros. En teoría, los seres humanos tenemos “derechos humanos” que nos protegen, pero en la realidad el respeto a los derechos humanos solo se aplican  cuando se va a juzgar a un delincuente porque millones de mexicanos, enfrentan una violación a sus derechos humanos fundamentales sin que nadie responda o haga algo. En teoría, la clase política son los empleados del pueblo, y deben buscar responder y satisfacer sus necesidades, en la practica todo esto se les olvida, se sienten especie de semidioses y dejan de voltear a ver lo que deberían de atender.

Y si nos vamos a nuestras acciones diarias y personales también distorsionamos mucho la teoría, porque en teoría, deberíamos de juzgar al ratero, de criticar al que roba a manos llenas y en la practica, les llamamos “compadres” o “políticos” y alagamos sus casas y likeamos sus fotos en lujosos viajes. En teoría, también deberíamos de buscar el bienestar del país, que se verá reflejado en el bienestar personal, pero en la practica, elegimos al candidato que más nos convenga, aunque sabemos que no es el más honrado ni el más indicado. En la teoría, deberíamos de juzgar y denunciar a la persona corrupta, en la practica, usamos la corrupción para “agilizar” todos los procesos que nos parecen absurdos, o que no nos convienen. En la teoría, criticamos y juzgamos a la clase política pero somos nosotros quienes en la practica, ayudamos a la clase política a distorsionarse, porque el día que se juzgue al ladrón tenga la condición social o el poder que tenga, y se critique al corrupto, ocupe el cargo que ocupe, la practica no estará tan lejos de la maravillosa teoría que parece sonar perfecta.

En este punto de la partida, la situación del país se ve más sucia, enredada y sin salida que nunca, y por más que hacemos memoria, no encontramos un detonador exacto de en que momento la practica se volvió tan poco agradable, por lo que no esta por demás replantearnos ¿en que momento nosotros nos olvidamos de la teoría? ¿en que punto dejamos que la practica distorsionara toda esperanza en una teoría bien llevada? Sin ganas de que esto fuera verdad, parece ser que México esta tocando fondo, pero como bien dijo Charles Bukowski “Se empieza a salvar el mundo salvando a un hombre a la vez; todo lo demás es romanticismo grandioso o política” Y si me permiten agregar algo, añadiría el “bien llevada” después de la palabra política, y en lo personal prefiero empezar a trabajar yo misma, a no seguir esperando más tiempo a que el romanticismo actué o la política milagrosamente recapacite. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s