De Opinión de Marisa

A mí me enseñaron a amar a México

MEXICO

15 de septiembre del 2015, un año más de fiestas patrias y un año más que parece no haber nada que celebrar. Cierto es que la situación del país no es fácil, (no me gustaría entrar en detalles que todos conocemos y sobre los que he hablado por meses completos), veo en redes sociales inconformismo hacia la fecha con aires de coraje y desilusión hacia el país, gente que afirma que no hay nada que celebrar, estadísticas que duelen hasta el alma de inseguridad y violación a los derechos humanos de los mexicanos y un sinfín de temas que acapararan la agenda política de lo que resta de este año tal como lo han hecho desde el inicio del mismo.

Por otro lado estoy yo, me considero ciudadana critica de la situación de mi país y de su gobierno, sin duda alguna concuerdo y entiendo a la gente que no tiene ganas de celebrar sin embargo aún no descifro con exactitud cuál fue el momento en el que aprendí a separar a mi México de sus instituciones, de su gobierno y de sus gobernantes y burócratas. Yo veo instituciones dañadas y por otro lado veo a un país sufriendo, para mi México siempre es y será más que los errores de sus gobernantes y aunque resulte contradictorio lo que escribo y critico fuera de fiestas patrias a lo que aseguro ahora para mi México vive y vivirá siempre.

Es inevitable ver las imágenes de todos mis conocidos en redes sociales vistiendo a sus hijos, sobrinos y/o hermanos de “china poblana” o “charros” en estas fechas, aquí fue cuando descubrí el origen de todo: a mí (como a todos los disfrazados de las fotos) desde muy pequeña me enseñaron a amar a México, a sentirme orgullosa de mi país, a cantar mi himno con orgullo, y a seguir amándolo año con año independientemente de la persona que lo encabezaba en Los Pinos. Probablemente desarrolle un nacionalismo mayor que algunas personas, y muy probablemente tuvo mucho que ver la libertad que siempre me dieron en mi casa fomentándolo cuando mi abuela me solapaba las ideas de comprar pastel y piñata el 15 de septiembre para celebrar a mi México, o cuando mi mamá me dejaba ir al colegio con banderas pintadas en la cara “solo porque si”, ahí y desde ahí estaban reforzando el amor tan grande que siento por mi país, amor que con los años lo convertí a compromiso, por el que escribo y trabajo.

Yo tampoco me siento contenta con la situación que México enfrenta este año, también me duele y también me indigna, pero si algo me queda claro, es que el más dañado en todo esto es el mismo México (y sus mexicanos), el mismo México que subsistirá sexenio tras sexenio pagando las consecuencias de las buenas o no tan buenas decisiones y acciones de sus gobernantes.

Hoy, no le aplaudo al gobierno, ni a sus resultados, ni a sus decisiones, pero si le aplaudo a mi país, como lo he hecho y lo seguiré haciendo año con año, porque a mí me enseñaron a amar a México.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s