Trivialidades

Frases de libros para recordar ¿Cuál es tu favorita?

LECTURA

En más de una ocasión me ha pasado (y estoy segura que a ti también) que te topas con esa frase de ese libro que en ese justo momento es la pieza del rompecabezas que estabas buscando y define tu situación (como seguramente muchas otras veces te ha sucedido con alguna canción). Son esas frases que algún día en algún tiempo el escritor(a) inmortalizó en papel, probablemente refiriéndose a una cosa muy diferente a la que encaja y define en tu vida ahora, pero que se agradecen leer, llenan el alma, y endulzan el momento.

Como receta medica sin pedirla comparto aquí algunas de las que encontré en una publicación que circulaba en Internet, sobre los libros más leídos de la historia, me atreví a complementarlas con muchas otras que han quedado grabadas como fotografías en mi vida y memoria, y me gustaría invitarte a que nos compartas (por comentario o mensaje) tus favoritas para así disfrutarlas también … ¡Feliz Viernes!

Y cuando te hayas consolado, te alegrarás de haberme conocido – El Principito (Antoine de Saint-Exupèry)

Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama – Don Quijote de la Mancha (Miguel de Cervantes)

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, era la edad de la insensatez, era la época de la creencia, era la época de la incredulidad, era la estación de la luz, era la estación de la oscuridad, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación – Historia de dos Ciudades (Charles Dickens)

Crearía un perfume que no sólo fuera humano, sino sobrehumano. Un aroma de ángel, tan indescriptiblemente bueno y pletórico de vigor que quien lo oliera quedaría hechizado y no tendría más remedio que amar a la persona que lo llevara, o sea, amarle a él, Grenouille, con todo su corazón – El Perfume (Patrick Süskind).

¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo! – El Diario de Ana Frank (Ana Frank) (De mis favoritas)

Nada hay en el mundo, ni hombre ni diablo ni cosa alguna, que sea para mí tan sospechoso como el amor, pues este penetra en el alma más que cualquier otra cosa. Nada hay que ocupe y ate más al corazón que el amor. Por eso, cuando no dispone de armas para gobernarse, el alma se hunde, por el amor, en la más honda de las ruinas – El Nombre de la Rosa (Umberto Eco)

No todo lo que es de oro reluce, ni toda la gente errante anda perdida – El Señor de los Anillos (J.R.R. Tolkien)

A pesar de ti, de mí y del mundo que se desquebraja, yo te amo – Lo que el Viento se Llevó (Margareth Mitchell)

Nuestras vidas se definen por las oportunidades, incluso las que perdemos – El curioso caso de Benjamin Button (F. Scott Fitzgerald)

Cuando quieras criticar a alguien, recuerda que no todos han tenido las mismas oportunidades que tú – The Great Gatsby (F. Scott Fitzgerald) (De mis favoritas)

Si buscas la perfección nunca estarás contento – Anna Karenina (Leo Tolstoy)

Es en las noches de diciembre, cuando el termómetro esta a cero, cuando más pensamos en el sol – Los miserables (Victor Hugo)

No puedo morir aún doctor. Todavía no. Tengo cosas que hacer. Después de todo, tendré una vida entera en la que morir – El Juego del Ángel  (Carlos Ruiz Zafón)

Mi consejo es, nunca hagas mañana lo que puedes hacer hoy. La procastinación es la ladrona del tiempo – David Copperfield (Charles Dickes)

Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien baja sus ojos a las páginas, su espíritu crece y se fortalece – La Sombra del Viento (Carlos Ruiz Zafón) (¡De mis favoritas!)

Crees que sabes todas tus posibilidades. Entonces, otras personas llegan a tu vida y de repente hay muchas más – El reino de la posibilidad (David Levithan)

Estar solo no tiene nada que ver con cuantas personas hay alrededor – Revolutionary Road (Richard Yates)

Si no esperas nada de nadie, nunca estarás decepcionado – La campana de cristal (Sylvia Plath)

No todos los que vagan están perdidos  – El Hobbit  (J. R. R. Tolkien)

Alicia: ¿Cuánto tiempo es para siempre? Conejo blanco: A veces solo un segundo – Alicia en el País de las Maravillas (Lewis Carroll)

Ama a quienes amas mientras los tienes. Eso es todo lo que puedes hacer. Déjalos ir cuando debes. Si sabes cómo amar, nunca escaparas – Mi nombre es memoria  (Ann Brashares)

Si quieres saber como es un hombre, mira como trata a sus inferiores, no a sus iguales – Harry Potter y el Cáliz de Fuego  (J.K. Rowling)

¡Gracias a los lectores por compartir sus favoritas!

He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos (El Principio de Antoine Saint Exupéry) (@Ricardo Preciado)

Había perdido en la espera la fuerza de los muslos, la dureza de los senos, el hábito de la ternura, pero conservaba intacta la locura del corazón – 100 años de soledad (Gabriel García Marquez) (@Luis Ramos)

“No debes desear la muerte, mi niña. Aún no es el momento. La muerte llegará de todos modos. Debes luchar por vivir. La vida es un milagro.”- La Casa de los Espíritus. Isabel Allende (@Maru Collado)

“Ladran, Sancho, señal de que cabalgamos”- Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra (@Juliana Lopez)

Vuestra soy, para Vos nací, ¿Qué mandáis hacer de mi? En las manos de Dios de Santa Teresa de Jesús. (@Olga Ramos)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s